El deseo de desear.

El deseo trabaja como el viento. Sin esfuerzo aparente. Si encuentra las velas extendidas nos arrastrará a velocidad de vértigo. Si las puertas y contraventanas están cerradas, golpeará durante un rato en busca de grietas o ranuras que le permitan filtrarse. El deseo asociado a un objeto de deseo nos condena a él. Pero hay otra forma de deseo, abstracta, desconcertante, que nos envuelve como un estado de ánimo. Anuncia que estamos listos para el deseo y sólo nos queda esperar, desplegadas las velas, que sople su viento. Es el deseo de desear.

Sylvia está sentada al final de la clase, fila de la ventana, penúltimo lugar. Tras ella sólo tiene a Colorines, un colombiano vestido con un chandal de la selección epsañola que dormita a través del día. Sylvia cumple dieciséis años el domingo. Parece mayor, su actiud algo distanciada la eleva sobre sus compañeros. Esos mismos compañeros que ahora estudia.

( David Trueba, saber perder )

Anuncios

About J.W.Simons

I was born and raised down in Shrewsbury. On a farm way back up in the woods.
Esta entrada fue publicada en Literatura. Guarda el enlace permanente.

One Response to El deseo de desear.

  1. Hola, te invito a que veas la entrevista que Mara Torres y Carlos del Amor le han hecho a David Trueva en La 2 Noticias sobre su nuevo libro, en nuestra página tienes el vídeo, y si te apetece comentar, opinar… puedes utilizar allí tb los comentarios.

    Vídeos de entrevistas en La 2 Noticias

    Saludos,

    Mara Torres Página no oficial (Labana blog)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s