El señor Ibrahim y las flores del Corán. (En obras…)

París, aproximadamente 30 años después de la Segunda Guerra Mundial.

<<A los trece años rompí mi cerdito y me fui de putas>>. Moisés era un adolescente que pasaba desapercibido. El señor Ibrahim era un árabe que no era árabe. Y, ambos vivían en la calle Azul que no era azul.

 

Que relativo es el mundo que nos rodea. Cuanto puede cambiar que se abra una puerta o una ventana, y cuanto puede cambiar la felicidad de la falsa alegría.

 

(…)

Anuncios
Publicado en Literatura | Deja un comentario

LALIBELA 1975.

          Kapuscinski se encuentra en Etiopía central. Barrancos, valles, montañas. Míseras chozas, cabañas. No hay ni agua ni luz. Tampoco comida.  

          En la época de las lluvias el mundo parece llegar a su fin con un diluvio universal. En verano no hay nada más que un suelo erosionado junto a una abrasadora acción solar.

           La gente nace para morir. La mayoría de las veces no tienen tiempo ni para cumplir la fase de reproducción a la que estamos destinados los seres humanos para no dar extinción a la especie. Los seres humanos no somos libres en el mundo de la naturaleza. Estamos predeterminados por nuestros genes y medios de vida. Sólo somos libres en sociedad. Pero estas personas no pueden llegar a sentir demasiado la libertad de la cual las personas nos orgullecemos por poseer.

          Cierto es que esta reflexión puede sonar muy primitiva, incluso animal, pero no hay más que ver de qué estamos hechos y para qué servimos. ¿Acaso tenemos una función en este mundo? ¡¡¡Din, din, din!!! Pregunta del millón. Aquí predomina el sentimiento de muerte.

          En África se vive en sociedad para sobrevivir. Pero el ser humano nace y muere solo. Aquí, a pesar de vivir en sociedad, todos los días inunda la idea de soledad. Es una idea marchita que corroe todo el miedo generado por la vida. Una idea que nos asusta, una idea en la que preferimos no pensar. Aquí muere todos los días un ser humano sólo. Y, a su lado, muere otro ser humano, también en la profunda soledad. Quizás en la misma explanada dicho sentimiento de vacío sea incontenible. Así mueren todos los días dentro de la misma tribu una masa de seres humanos. Morir en masa, ese es el concepto.

         ¿Quien no teme a la muerte? ¿Un valiente? No, la valentía se refiere a otra cosa, se refiere a la manera de afrontar las cosas, no al sentimiento que genere tener que pasarlas. Entonces, ¿quién no teme a la muerte? ¡Din, din, din! Señores y señoras aquí tienen otra pregunta del millón.

 

Kapuscinski no puede evitar pensar en ello, él tampoco pudo evitar sentirse solo en aquel momento.

Publicado en El arte de escribir | 1 comentario

LA PERSONALIDAD DE RYSZARD KAPUSCINSKI. (Aún me quedan unos retoques para terminarlo).

Kapuscinski es un hombre excepcional. Que, ¿por qué? Pues porque no es como otro cualquiera. Me refiero, no es como ese tipo de hombre que se contenta con pasar los días de su vida tranquilamente. No. Él no quiere llegar al punto en el que el hoy sea igual que el ayer. Es un hombre soñador. Es ese tipo de hombre que se maravilla de la vida, que quiere hacerlo todo, todo lo que le permita sentirse vivo.

 

Kapuscinski repugna las nuevas tecnologías. Para él, ocupan demasiado tiempo de nuestra vida en el que podíamos estar viviendo, sintiéndonos vivos. Hará unos años, un periodista fue a su casa para hacerle una entrevista. Y, ¿qué se encontró? Un anciano con una cadera rota, un tipo despistado con un centenar de post-it colocados por doquier. Pero sobre todo se encontró con un hombre al que envidiar, por ser realmente un hombre. Kapuscinski había ido de aquí a allí, y de allí a cualquier parte. Tiene un don, la curiosidad.

De esto que el periodista se dispuso a sacar su grabadora. Y, ¡oh maquina infernal! Kapuscinski la odia. Según él, cuando hay algo grabándonos, el lenguaje que intima entre dos hombres se transforma y surge el idioma oficial. Desaparece la sinceridad. Se pierde el contacto humano. ¿Qué peor cosa podía haber que esto?

 

¿Cómo describir su personalidad? Pienso que cada uno ha visto a un Kapuscinski diferente. Nadie es igual que nadie y por ello nunca cabrán en nuestro entendimiento dos Kapuscinskis iguales. A no ser que el lector haya asimilado sin más la información que se le ha dado, sin querer entretejer ese mensaje subliminal de los libros, en el cual el autor nos expone su corazón en bandeja de plata. Para mí Kapuscinski es aventura, decisión, curiosidad, fortaleza, y sobre todo, un hombre al que admirar por querer vivir al máximo su condición de hombre.

 

————————————————————————————

 

Es ese tipo de hombre que se maravilla de la vida. Me imagino a Kapuscinski en un día soleado. Sentado en cualquier parte. ¿Qué tal la misma África? Si, eso. Sentado en la entrada de una choza casi en descomposición. Solo. No hay ni una brisa de aire, ni siquiera una nube. No hay ríos. Para una persona corriente no hay nada. Pero para Kapuscinski, allí casi marcando el horizonte, al final de lo que alcanza su vista hay un pequeño poblado. Un pequeño poblado de gentes que no se sabe cómo han llegado a vivir allí. Él intenta entender como viven allí, o mejor dicho, como sobreviven. El calor es asfixiante, pero Kapuscinski cree encontrarse donde debe estar, entendiendo y maravillándose de la simple existencia humana. De repente le tocan en la espalda, y le dicen << Ve a otro lugar. Aquí no verás nada, allí lo verás todo>>. Pero Kapuscinski desea quedarse un poco más. 

 

Kapuscinski había ido de aquí a allí, y de allí a cualquier parte.

Tiene un don, la curiosidad. Satisface sus ansias de curiosidad. A veces tiene cosas en la cabeza. Cosas que no puede sacarse. Ese tipo de cosas que se nos presentan como una mera sombra y queremos descubrir qué es, que hay detrás. Carece de importancia si esta sombra es del color del ébano o del marfil. Él quiere llegar a traspasar a la susodicha. No hay otra solución.

Va a donde le guía su corazón. ¿Qué mejor brújula que ésta? No sabe muy bien a donde va. No sabe muy bien que va a sentir. No sabe muy bien nada.

 Es luchador. Hace lo que haga falta por conseguir llegar al lugar que su corazón le ha mandado. Quiere sentirse vivo, y quiere ayudar a todo el que lo necesite. Comenzando por ayudarse a vivir, luchando por un futuro. Y siguiendo por lograr que los demás no solo sobrevivan, sino que ellos como personas que son, también puedan vivir.

 

 

 

Para mí Kapuscinski es aventura, que ¿por qué? Kapuscinski me recuerda a las típicas aventuras que descubres en los libros y películas cuando aún eres un infante. Me recuerdo a mí misma con 7 u 8 años, tumbada en una esquina del sofá, leyendo un libro de aventuras tras otro. Descubriendo tesoros, siendo rescatada por príncipes y luchando contra mil enemigos. Todo en un rincón fantástico, mi propio rincón. Kapuscinski es como esos momentos. Kapuscinski para mí es aquellos momentos sólo que de verdad. Muchas veces pensaba en qué le pediría a una lámpara mágica, y luego me decía: ¿para qué pensar en algo imposible? Pero con los libros de Kapuscinski, no se me ofrece lugar a duda de que es cierto lo que me está contando por medio de huellas de tinta, que me lo descifran todo acerca de su persona.

 

               Él es decisión, que ¿por qué? Cualquier persona, e insisto acerca de esto, cualquiera no sabría exactamente como actuar ante las adversidades que se le ofrecen en un marco distinto del que está acostumbrado a moverse. Pero a Kapuscinski le da igual no saber, actúa como si supiese exactamente qué es lo adecuado. Tanto da que las consecuencias de sus actos resulten ser para bien o para mal, que le incumba o no, ¿y si se mete en un lío? ¡Pues se metió y punto! ¡¿Para qué preocuparse con tonterías?! ¡A vivir se ha dicho!

 

          Él es curiosidad, que ¿por qué? La curiosidad mató al gato, pero hizo descubrirse al hombre. Si, Kapuscinski al final de sus días sabía perfectamente quien era él. Era todo un aventurero sin miedo, sin ataduras, sin remordimientos. Había hecho muchas cosas y aún deseaba hacer más.

Y, ¿por qué no? Una cadera rota y una edad mayor no debe ser impedimento para darse a conocer al mundo y conocerse mutuamente con él.

 

               Él es fortaleza, que ¿por qué? Escribe estos libros para encontrar algo. ¿A sí mismo quizás? Quizás quiere demostrar de qué esta hecho. Quizás se muera por saber que hay debajo de la coraza que tapa sus entrañas. O quizás quiera reflexionar acerca de sí mismo y de los diferentes marcos que ha ido conociendo a lo largo de su vida. Kapuscinski está hecho de buena madera.

 

 

                Y sobre todo, Kapuscinski es un hombre al que admirar por querer vivir al máximo su condición de hombre. Que, ¿por qué? Responderé a esto con la mayor simplificación posible. La mayoría de los hombres permiten que la vida se les vaya de las manos, mostrándose impasibles, permiten que desaparezcan como la brisa de las olas del mar salado. Permiten que su corazón se reprima sus sueños e ilusiones, que su corazón sufra la mayor traición que se le podamos hacer: olvidarnos de la existencia de estos. Pues los corazones tienen vida y no son meros miembros de un mecanismo biológico basado en el agua.  

 

 

 

El ser humano que llegue a ser consciente de su vida, de sus sueños y de su corazón, llegará a alcanzar toda su condición de dicho ser. Kapuscinski era consciente de esto y logró ser un hombre excepcional.

 

Publicado en El arte de escribir | Deja un comentario

Los peligros de ÁFRICA (Ébano)

           Kapuscinski entra en la inmensa África sin ningún objetivo aparente. África es un lugar abrasador, el calor le penetra como cuchillos de hielo, y sólo desea encontrar un rastro de sombra para amainar el dolor. En medio de un infierno entiende y reflexiona acerca de las gentes de allí, y del movimiento descolonizador que está viviendo. Más un golpe de Estado no es comparable al pánico de la inminente mordedura de una serpiente, ni al agonizador sueño en el que se envuelven los africanos a la espera de la muerte por un león al anochecer. No, no es comparable. 

África también puede ser un paraíso, un sueño hecho realidad. A cualquiera que ame la más profunda naturaleza, cualquiera que quiera regresar al principio de los tiempos, cualquiera que se busque a sí mismo, lo hallará todo en África.

           Este continente no es como nos lo muestra el mapa, una superficie invariable por todas partes en el que sólo cambia la forma. Un papel que no distingue entre sociedades, culturas, ritos y costumbres. Kapuscinski afirma que sólo se llama África por comodidad para nosotros, el blanco. Aquí el hombre está determinado por su situación, y no por su tribu. Lo único que importa es tener familia, es ser alguien, es tener un nombre. Los nombres de los africanos son infinitos, puedes llamarte lluvia, noche o roca. Todo depende del momento y el lugar donde nace uno. El hombre nació en sociedad al principio de los tiempos y así es aquí. Mientras el blanco europeo vive con una familia de 3 o 4 miembros, el negro africano vive con sus padres, hijos, marido o esposa, abuelos, tios, primos,… Su día a día es en sociedad, porque sin ella no podría tan siquiera sobrevivir. El día a día es una lucha contínua por la sobrevivencia, por la lucha del hombre sobre su situación y tiempo. El tiempo en África es relativo al hombre. ¿Cómo un blanco puede entender esto? No puede. El blanco esta predeterminado por el tiempo. Unas agujas definen su vida. Un africano es libre de estas agujas, es libre en una jaula mortífera, llena de enfermedades y peligros contínuos.

 

 

           Es 1962. Un día Kapuscinski se encuentra en Kampala, pretende hacer un reportaje pero comienza a marearse y pierde el conocimiento. Tiene malaria. Si, esa enfermedad de la que muchos hemos oido hablar y que seguramente ninguno de nosotros llegue a padecer. En poco tiempo siente un frío polar, como si se encontrara desnudo en Groenlandia, en plena estación de las nieves. Por muchas mantas que le pusieran encima, nada servía. Nada podía calmarle. La malaria no es sólo sufrimiento y dolor, es una experiencia que nos hace perder la noción de nosotros y nuestro al rededor, es una experiencia que nos lleva a lo desconocido y de la cual no sabemos como volver. Kapuscinski pasó dos semanas en este estado. Una vez regresado a Dar es Salam, su piso, seguía con alguna secuela, según pensaba él.  

Y es ahora cuando se valora la importancia de los amigos, si no hubiera sido por su compañero, ¿dónde estaría ahora un hombre que sólo tenía ideas y sueños? ¿Dónde estaría ahora un hombre sin ninguna aportación económica?

Publicado en El arte de escribir | Deja un comentario

Diez hitos históricos.

1.En 1951: Los seis miembros fundadores establecen la Comunidad Europea del Carbón y del Acero. con esto se inició un mercado común al carbón y al acero entre los países fundadores. Después de la Segunda Guerra Mundial su objetivo fue consolidar la paz.

2.En 1957: Se establece un mercado común mediante el Tratado de Roma. Se formó La CEE que abarcaba toda una gama de bienes y servicios. 3.En 1973: La Comunidad se amplía a nueve Estados miembros y desarrolla sus propias políticas comunes. En este año se amplió a nueve el número de los miembros e inciaron una búsqueda de nuevas políticas sociales y mediambientales, y la creación del FEDER.

4. En 1979: Primeras elecciones directas al Parlamento Europeo.

5. En 1981. Primera ampliaciómn mediterránea. Se unen Grecia, España y Portugal.

6.En 1993: Finalización del mercado único. en 1985 la Comisión Europea publica un libro blanco que establecía el calendario para la construcción del mercado único europeo. Quedó consagrada entró en vigor el 1 de julio de 1987.

7. En 1993: El Tratado de Maastricht establece la Unión Europea. En 1989 se produce la caída del muro de Berlín que produjo la unificación de Alemania. Mientrass en los Estados miembros en diciembre de 1991 negociaban en Maastricht el nuevo Tratado de la Unión Europea.

8. En 1995 : La UE se amplía a quince miembros. Se unió Austria, Finlandia y Suecia.

9. En 2002: Introducción de los billetes y las monedas de euro. La UE crea una moneda única, el euro. Convertido en una gran moneda mundial de pago y de reserva junto al dólar estadounidense.

En marzo de 2000, la UE adoptó la etsrategia de Lisboa, para que la UE pudiese competir con los principales actores del mercado mundial.

10. En 2004: Diez nuevos países se adhieren a la Unión. La unión Europea aumenta en veinticinco miembros el 1 de mayo de 2004. E incluso en 2007 añadíronse Bulgaria y Romanía por lo que pasaron a 27 miembros.

Publicado en Historia | Deja un comentario

Los siguientes…

comentarios de texto fueron hechos a partir de los textos publicados en xosea.wordpress.com. Xosea esperamos que nos des tu opinión pronto xD.

Publicado en Historia | Deja un comentario

Comentario de texto da parte do libro ”As orixes do totalitarismo”

¿Qué hace el totalitarismo? ¿Cuales son las causas y los orígenes de esto? ¿Cómo hemos llegado a este punto de búsqueda de irracionalidad humana?
Hanna arendt nos desvela lo evidente. El totaltarismo se ha diferenciado desde siempre de otros régimes auotcráticos por ser los mismos dirigidos por un movimiento de masas y un partido poliítico que se confunde con las instituciones del Estado, la figura de un líder carismático es exaltada por su poder absoluto. el ottalitarismo hace uso a una ”policía secreta ” y campos de concentración, siendo el nazismo y el estalinismo los ejemplos más destacados. antes de 1914 surgieron ideas de que las minorías no deberían formar parte del Reich, considerándose como tales a los socialistas, católicos, polacos y judíos. e incluso se afirmaba que estos eran los enemigos natos de la nación Alemana. Y en algunas de estas ideas estuvieron recogidas por lo que se denomina el Darwinismo Social y el concepto de pueblo como elemento consustancial al concepto de nación. Así fue que los alemanes crearon una serie de intalaciones de detención para encarcelar y eliminar a los ”enemigos del estado”. La mayoría de los prisioneros en los primeros campos de concetración fueron comunistas alemanes, socialistas, homosexuales, clérigos cirstianos… Se construyeron cámaras de gas para aumentar la eficencia del progreso y para hacerlo más impersonal para los verdugos. Para afirmar este horror y pánico fascista, pondremos los siguientes films como acompañamiento a nuestra composición: El último tren a Auschwitz (Joseph Vilsmaier, Dana Vavrová, 2006) y el clásico El pianista (Roman Polanski, 2002).

 Sol López y Arancha Pardo

 

 

Publicado en Historia | 1 comentario